Sobre
nosotros

Un 12 de marzo de 1968, se constituyó en La Seu d’Urgell la Relojería Sangrà, una pequeña tienda situada en el corazón del centro histórico de la capital alto urgellenca dedicada a la venta y reparación de relojes y joyas.

Fue Àngel Sangrà, quien fundamentó el inicio de este negocio y en impulsó junto con su hija, Imma Sangrà, su crecimiento durante los siguientes 30 años.

Durante la aparición de los primeros relojes de cuarzo, la Imma se formó en Barcelona para poder adquirir los conocimientos necesarios para su reparación y dar solución a los relojes que estaban saliendo al mercado.

Coincidiendo con el 30 aniversario de la apertura de la tienda, un 12 de Marzo de 1998, ya con la segunda generación al frente de la empresa y el apoyo de su marido, aceptaron el reto de agrandar el negocio familiar gracias a establecerse en un nuevo local, más amplio y en el centro neurálgico de la vida de la Seu.

Durante casi 20 años más la Imma y en José, consolidaron el trabajo iniciado años atrás con la dedicación y estima por el comercio de proximidad

Posteriormente, una vez alcanzados los estudios de Relojería y Micro-mecánica en l’Institut Politècnic Verge de la Mercè y formarse en el sector de la venta de relojería de lujo y talleres externos, Jordi Besora, hijo de la Imma y en José y nieto de quien puso en marcha este negocio familiar, aceptó el reto de tomar el relevo generacional para mantener viva la esencia y el “saber hacer” de un oficio y una atención al cliente de 50 años de experiencia.